Más allá de los paracaídas y los salvadores autoproclamados: campañas de base en experiencias vividas - FreedomUnited.org

Más allá de los paracaídas y los salvadores autoproclamados: campañas de puesta a tierra en experiencias vividas

  • Publicado el
    13 de Octubre de 2017
  • Escrito por:
    Jamison Liang
  • Categoría
    Esclavitud Doméstica, Trabajo Forzoso
Banner de héroe

publicada originalmente en Open Democracy, 13 de marzo de 2017.

Cualquiera que trabaje como activista sabe que hacer campaña es un trabajo complicado. Esa es la naturaleza de nuestro trabajo. ¿Existen campañas de concienciación sobre la trata de personas que perpetúan la desinformación y los estereotipos dañinos? Absolutamente. Pero también hay campañas basadas en las experiencias vividas por los directamente afectados, vinculadas a una promoción tangible y efectivas para cambiar la percepción pública. El problema no es con la campaña como un medio para un cambio significativo, sino con una representación, suposiciones y procesos problemáticos detrás de ella.

Muchos de estos problemas están relacionados con la de Teju Cole 'complejo de salvador blanco', la creencia de que uno puede, o debe, lanzarse en paracaídas hacia el sur global y salvar a las víctimas de la trata de personas en un acto de rescate unidireccional, extranjero y benevolente. Si bien esto toma abrumadoramente la forma del salvador blanco, la verdad es que personas de todas las razas pueden ser culpables de acciones condescendientes derivadas de una posición de privilegio. Por tanto, al preguntarnos si una campaña de sensibilización pública es eficaz, debemos preguntarnos: "¿el cambio que buscamos depende de la acción pública?" Si respondemos que sí, entonces "¿el público está tomando medidas por lástima o por respeto a los afectados?"

Más de una audiencia y más de un problema

Cuando hablamos de campañas de concienciación pública, a menudo no reconocemos que el público no es una masa monolítica y homogénea. Más bien, se compone de diversos grupos demográficos con diferentes niveles de conocimiento sobre la trata y que están motivados por diferentes argumentos y enfoques. Una persona puede ser movida por apelaciones a los derechos humanos, otra por una postura de responsabilidad social corporativa y otras por creencias religiosas. Con demasiada frecuencia, las campañas ineficaces luchan por ir más allá de un tipo de argumento y, a su vez, terminan alienando a ciertas audiencias o perdiéndolas a todas. Además, las campañas de concientización sobre la trata de personas han sido históricamente desiguales en su cobertura de las diferentes formas de trata, y la mayoría de las campañas se han centrado únicamente en mujeres y niñas que son objeto de trata con fines de explotación sexual.

Este enfoque limitado crea una jerarquía en la que algunas formas de trata son peores que otras. Algunos la investigación ha demostrado que las campañas que reflejan esta jerarquía pueden disminuir la culpa hacia las víctimas de la trata de personas para la explotación sexual, pero aumentar la culpa hacia las víctimas de la trata laboral. Esto hace que sea más desafiante hablar sobre temas que se pasan por alto como el tráfico de hombres y niños para la explotación sexual, la explotación de las trabajadoras en las industrias de mariscos y aceite de palma, o cómo las personas transgénero se ven afectadas por el tráfico. Como activistas, debemos centrarnos en formas de participación que enseñen a la gente a pensar, no a reforzar sus nociones preconcebidas sobre la trata de personas y cómo es una víctima típica.

Contrarrestar la mentalidad salvadora y la simplificación excesiva

El complejo del salvador contrasta con una comprensión fundamentada de la trata y sus intersecciones con la raza, la etnia, el nivel socioeconómico, la religión y el género. Las campañas dirigidas a la trata de personas continúan plagadas de modelos introducidos por salvadores occidentales que carecen de comprensión y respeto por el sur global, lo que resulta en imágenes que muestran a personas de color encadenadas, mudas, incapaces de hablar por sí mismas o de responder. El complejo del salvador prospera cuando las comunidades no pueden representarse a sí mismas de manera efectiva.

Entonces, ¿cómo podemos alentar al público a contrarrestar la mentalidad del salvador? Por un lado, es esencial ser reflexivo y mirar quién tiene el poder de hablar. Las organizaciones con sede en el norte global pero que hacen campaña en el sur global necesitan reconocer el desequilibrio histórico de poder y que la campaña no debe ser una calle de un solo sentido. Tiene que tratarse de colocar las voces de aquellos que se ven directamente afectados, como los trabajadores migrantes, las personas de color, los trabajadores domésticos, en el centro de una campaña de principio a fin. Al mismo tiempo, debemos capturar la diversidad de puntos de vista locales y no romantizar el sur global como una comunidad única o uniforme.

En segundo lugar, como Sameera Hafiz señala correctamente, la trata de personas se encuentra en el "extremo extremo de un continuo de explotación laboral", pero eso no significa que sea el único problema en cuestión. Deberíamos ver la trata de personas como un punto de entrada que nos permite hablar sobre una gama más amplia de abusos relacionados en lugar de utilizarlo como un umbral para la victimización. En el caso del trabajo doméstico en particular, este encuadre ilumina los abusos y las manifestaciones cruzadas de explotación laboral, misoginia y xenofobia que, cuando se combinan, pueden resultar en la trata de personas.

Traducir la teoría a la práctica

Como ex activista de Walk Free [ahora Freedom United] en el sudeste asiático, apunté a contrarrestar la dinámica del salvador volviendo a centrar el conocimiento local. Específicamente, en asociación con la ONG indonesia ATENCIÓN MIGRANTE, diseñamos una campaña bilingüe para priorizar el proyecto de ley de trabajadoras del hogar que se estaba abriendo camino en el parlamento indonesio. Hasta ese momento, muchos asumían que el abuso de las trabajadoras del hogar afectaba solo a quienes migraban al extranjero y, sin una ley que consagrara sus derechos, no tenían protección contra las formas extremas de abuso laboral que tenían lugar dentro de las fronteras de Indonesia.

Una captura de pantalla de entrevistas en video con el público. En este marco, dice en bahasa indonesio: "Pernah dengar sih beberapa kasus di Indonesia ... seperti yang disetrika, atau disiram air panas, atau disiksa".

Para corregir las percepciones erróneas del público, lanzamos entrevistas en video con trabajadoras del hogar, empleadores, miembros del público y un representante del parlamento. Todos confirmaron la necesidad de reconocer el trabajo doméstico como trabajo formal. Al crear conciencia sobre el problema, esperábamos que más personas se movilizaran en torno a él y presionasen al parlamento para que actuara. Aquí, la sensibilización y la promoción van de la mano.

Captura de pantalla de una entrevista con una trabajadora doméstica. En este marco, dice en indonesio: "Kaya pekerja rumah tangga dianggap sebelah mata".

Al establecer el tono de que las trabajadoras del hogar pudieran hablar de su realidad vivida, esperábamos que los seguidores firmaran nuestra petición no porque sintieran pena o quisieran 'salvar' a estas mujeres, sino porque las respetaban y apoyaban su lucha por la justicia. Recolectamos más de 28,000 firmas que respaldan el proyecto de ley de trabajadoras del hogar de personas en Indonesia y en otras partes del mundo, desde Guyana hasta Qatar, Nigeria y Nepal.

Al final, entregamos la petición al jefe de la comisión de trabajo del parlamento. El proyecto de ley se priorizó posteriormente, pero aún no se ha aprobado. A pesar de este obstáculo final, diría que esta campaña es, no obstante, un paso importante en la dirección correcta.

Open Doors

At OIM X, queremos que los trabajadores domésticos conozcan sus derechos, que los gobiernos ratifiquen las Convenio sobre el trabajador doméstico (núm. 189)y reclutadores para dejar de explotar a los trabajadores. Pero los empleadores individuales también tienen su propio papel que desempeñar, especialmente debido a las dinámicas de poder desiguales en la esfera privada del hogar. Reconociendo esto, creamos 'Open Doors', una serie de cortometrajes de tres partes sobre los complejos desafíos que enfrentan los trabajadores domésticos migrantes y sus empleadores en varios países diferentes.

Captura de pantalla de Puertas abiertas: Singapur en el que el hijo del empleador es testigo del abuso del trabajador doméstico.

La investigación de antecedentes y el diseño de este proyecto se compusieron de entrevistas en profundidad y discusiones de grupos focales con las personas afectadas personalmente: trabajadores domésticos y empleadores. Cada video refleja sus sugerencias: destacando el problema de los empleadores que retienen los pasaportes, las deudas con los reclutadores, cómo los niños aprenden de los padres abusivos y la necesidad de un día libre.

Ellos modelan comportamientos positivos que los empleadores pueden adoptar y enfatizan que estas prácticas son esenciales para crear un ambiente respetuoso y profesional. Las evaluaciones de impacto observaron que más de la mitad de los espectadores en Tailandia aprendieron algo nuevo y hablarían con otra persona sobre los derechos de los trabajadores domésticos, y los tres videos vieron un aumento en las actitudes positivas hacia los trabajadores domésticos.

Esto no quiere decir que Open Doors fuera perfecto. En un país, por ejemplo, las encuestas entre espectadores revelaron que los empleadores de trabajadores domésticos locales tenían menos probabilidades que los empleadores de trabajadores domésticos extranjeros de respetar sus derechos laborales. Aún así, como nos dijo un espectador indonesio, no podemos centrarnos solo en el abuso. También es necesario contar historias de respeto y profesionalismo entre empleadores y trabajadores domésticos para resaltar una alternativa positiva. En particular, Open Doors nunca usa la palabra 'tráfico', sino que describe las actitudes y comportamientos fundamentales que luego permiten que suceda.

El (desordenado) viaje por delante

Como antropóloga y activista, me he dado cuenta de que es fácil problematizar campañas y organizaciones desde el exterior mirando hacia adentro, pero es mucho más difícil reconocer estas críticas y tenerlas en cuenta al diseñar y ejecutar una campaña. Muchos de los activistas somos conscientes de estas críticas, pero las consideramos como una retroalimentación para mejorar más que como una fuente de inmovilización. La verdad es que las campañas de concienciación pública seguirán existiendo, por lo que debemos aprender a arreglarlas y aceptar que será un viaje desordenado e imperfecto.

Las campañas de concienciación pueden cambiar, y lo hacen, las percepciones y fomentar actos que movilicen la presión pública y allanar el camino para cambios importantes. Si bien algunas campañas sufren de varios enredos con el complejo del salvador, esto no es cierto para todas las campañas. Los miembros del público rara vez serán los que redacten una nueva ley laboral del gobierno, escriban una política de la empresa sobre el respeto a los sindicatos en las cadenas de suministro o incluso ayuden a las ONG a reintegrar a las víctimas de la trata en la sociedad, pero pueden hacer que estas cosas sean prioridades para quienes quien.

Este semana

Las bandas europeas de cocaína utilizan el trabajo forzoso para explotar a los niños

Una investigación reciente de The Guardian encontró que el apetito de cocaína por valor de £10 mil millones en el continente ha llevado al trabajo infantil forzado en una escala igualmente masiva. Los cárteles de la droga cada vez más poderosos están obligando a cientos, posiblemente miles, de niños migrantes no acompañados a trabajar como vendedores de drogas en las calles europeas. Lo hacen para satisfacer la creciente demanda de cocaína en ciudades como París y Bruselas. Explotación a escala industrial El aumento de refugiados

| Martes junio 11, 2024

Leer más