Derecho internacional sobre trabajo forzoso | Libertad unida

Derecho internacional sobre trabajo forzoso (C29)

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) Protocolo al Convenio sobre Trabajo Forzoso (P29) se introdujo en 2014 para actualizar el 1930 obsoleto Forzado Convenio sobre el trabajo núm. 29.

¿CÓMO SURGIÓ EL PROTOCOLO DE TRABAJO FORZOSO?

En realidad, las leyes internacionales contra el trabajo forzoso existen desde hace más de 90 años. El Convenio sobre el trabajo forzoso de la Organización Internacional del Trabajo (C29) se creó en 1930 para proteger a los trabajadores de todo el mundo. Pero según las estimaciones, más de 40 millones de personas todavía viven en la esclavitud moderna. La Convención no logró su objetivo. Tiene un lenguaje obsoleto y ha dejado lagunas y lagunas que permiten que el trabajo forzoso siga prosperando, como las concesiones para países bajo dominio colonial.

Por eso, en 2014, la comunidad internacional decidió que el Convenio necesitaba una reforma y lo modificó con el Protocolo sobre trabajo forzoso (P29). El Protocolo elimina formalmente más de 22 artículos de los 33 del Convenio original que están desactualizados o ya no son relevantes. También aborda cuestiones que no estaban contempladas en la convención original, como la protección e indemnización de las víctimas y el reconocimiento de que el alcance del problema es más amplio que simplemente prohibir el trabajo forzoso. También incluye medidas específicas que piden la protección e indemnización de las víctimas independientemente de su situación jurídica en un país.

El Protocolo es el estándar de oro actual de la legislación internacional contra el trabajo forzoso. Ratificarlo es un paso crucial que deben dar los países para poner fin al trabajo forzoso de una vez por todas.

CASOS DE ÉXITO

Hasta el momento, 58 países han ratificado con éxito el Protocolo. Más de un tercio de estas ratificaciones se han producido solo desde principios de 2019. Esto significa que se han comprometido jurídicamente a poner fin al trabajo forzoso. También significa que la comunidad internacional tiene el poder de monitorear el progreso de la legislación contra la esclavitud e influir en su implementación.

Níger fue el primer país en ratificar el Protocolo. Desde su incorporación en 2015, ha dado grandes pasos para abordar el importante problema del trabajo forzoso dentro de sus fronteras. La Corte Suprema ha prohibido wahaya, una práctica mediante la cual los hombres compran a las niñas nacidas en la esclavitud como “quintas esposas” y aprobaron una ley para proteger a los desplazados internos de la explotación laboral. El gobierno también capacitó a más de 300 miembros del sistema legal en el procesamiento de casos de trata.

Argentina ratificó el Protocolo en 2016. Desde que el Protocolo entró en vigor, el gobierno ha realizado avances significativos contra el fin del trabajo forzoso. En 2018, la Secretaría de Trabajo publicó su primera encuesta nacional sobre trabajo infantil, además de aprobar un Plan de Acción 2018-2020 contra la Trata y la Explotación de Personas. También ha publicado guías legales para investigadores y trabajadores del sector de la justicia, defendiendo un principio importante del Protocolo: la educación.

ประเทศไทย se convirtió en el primer país asiático en ratificar el Protocolo en junio de 2018. Desde entonces, ha introducido una nueva legislación para eliminar el trabajo forzoso en el país, donde es un problema particular en la industria pesquera. El trabajo forzoso es ahora oficialmente un delito según las leyes contra la trata de personas existentes en el país, y los culpables enfrentan multas y penas de prisión. En la industria de la confección, el gobierno también ha ordenado a las fábricas que compensen a los trabajadores cuando se descubrió que estaban mal pagados.

Puede leer la lista completa de países ratificados aquí.

¿POR QUÉ NECESITAMOS LEYES INTERNACIONALES CONTRA EL TRABAJO FORZOSO?

El trabajo forzoso adopta muchas formas, pero todo se reduce a que las personas se vean obligadas a trabajar contra su voluntad. Existe en todo el mundo y es un fenómeno internacional enormemente rentable, que atrapa a millones de personas y genera miles de millones de dólares en ganancias ilegales.

El mundo está más conectado que nunca, pero los grandes movimientos de personas conllevan un alto riesgo de explotación. Hoy en día, los migrantes se encuentran entre los más vulnerables a la explotación y la trata, pero no están protegidos por el derecho internacional. Existe poca regulación que aborde las prácticas de contratación fraudulentas que atraen a las personas a cruzar fronteras en busca de trabajo. Trágicamente, en muchos países, los inmigrantes indocumentados escapan de la esclavitud moderna solo para ser criminalizados ellos mismos.

Los migrantes y otros grupos de alto riesgo, como los desplazados internos, a menudo carecen de la información necesaria para buscar ayuda, mientras que los empleadores y los funcionarios legales carecen de la información para reconocer el trabajo forzoso y proteger adecuadamente a los necesitados. En ambos lados, la educación sobre el tema del trabajo forzoso y la trata de personas es insuficiente. Esto crea oportunidades para que los perpetradores continúen explotando a las personas sin que se den cuenta y no se les cuestione.

Estas circunstancias perduran porque los gobiernos no están haciendo lo suficiente para combatir el trabajo forzoso. Depende de los gobiernos crear reglamentos que garanticen que los empleadores traten a los trabajadores con dignidad. Depende de los gobiernos proteger a las víctimas y asegurarse de que puedan obtener ayuda independientemente de su estado migratorio. Depende de los gobiernos educar a los empleadores y miembros del sistema legal sobre el tema del trabajo forzoso. Hasta que los gobiernos de todo el mundo respeten estos estándares, siempre habrá lagunas a través de las cuales puede prosperar el trabajo forzoso.

Por eso es importante que, como ciudadanos, usemos nuestra voz para pedirles que actúen. Tenemos la capacidad colectiva de presionar a nuestros gobiernos para que se comprometan a poner fin a este sufrimiento de una vez por todas. Ahí es donde entra el derecho internacional: otorga a los países la obligación legal de tomar una posición y los responsabiliza ante la comunidad internacional. Crea un frente unido contra el trabajo forzoso y representa un esfuerzo coordinado para eliminarlo.

Puede ser fácil escuchar estas historias y sentirse impotente, pero de hecho tenemos más poder del que pensamos si usamos nuestras voces para impulsar el cambio e instamos a nuestros gobiernos a tomar medidas.

¿QUÉ SIGUE?

Estamos encantados de que más países hayan ratificado el Protocolo, pero la lucha está lejos de terminar. La mayoría de los países del mundo aún carecen del compromiso legal y la responsabilidad para abordar el trabajo forzoso dentro de sus fronteras, dejando a sus ciudadanos y poblaciones inmigrantes vulnerables a la explotación.

Por eso es imperativo que sigamos presionando para que más países ratifiquen. Un problema internacional como el trabajo forzoso solo puede abordarse con un esfuerzo internacional. Tenemos que pedir a nuestros gobiernos que mantengan el trabajo forzoso en un lugar destacado de su agenda nacional. Tenemos que presionarlos para que tomen las medidas necesarias para poner fin al trabajo forzoso de una vez por todas.

El Protocolo sobre trabajo forzoso por sí solo no puede poner fin al trabajo forzoso, pero es una parte clave de la lucha. Representa un compromiso de los gobiernos para abordar el trabajo forzoso en sus países y los responsabiliza por sus avances. Reúne a los países para abordar un desafío verdaderamente mundial. El Protocolo es un catalizador del cambio: cambio hacia un mundo libre de la esclavitud moderna.

Insta a tu gobierno a que se pronuncie y firme el Protocolo de Trabajo Forzoso.

Agrega tu nombre a nuestra petición aquí.