El Parlamento de la UE respalda la responsabilidad empresarial, pero la ley puede reforzarse

0
Ley y políticaBienes libres de esclavitudLogística

El 10 de marzo de 2021, el Parlamento Europeo votó abrumadoramente a favor de una nueva ley de la UE (504 a favor, 79 en contra y 112 abstenciones) al adoptar el informe legislativo de la Comisión de Asuntos Jurídicos (JURI) del Parlamento de la eurodiputada Lara Wolters sobre la debida diligencia empresarial y responsabilidad Corporativa.    

Se trata de un importante paso adelante, ya que ahora le pide a la Comisión Europea que presente un borrador de propuesta, que se espera para mediados de 2021, exigir a las empresas que realicen la debida diligencia para prevenir y abordar los riesgos e impactos ambientales y de derechos humanos dentro de sus propias operaciones y cadenas de valor, así como el libro electrónico Brindar acceso a recursos judiciales cuando ocurra un daño.     

Si bien muchos de los objetivos clave de Freedom United y nuestros aliados hizo campaña por han sido respaldados por esta votación, todavía hay margen de mejora. 

 Como explicaron nuestros aliados en Amigos de la Tierra Europa y Coalición Europea para la Justicia Corporativa: 

 Fuerte señal del Parlamento Europeo 

Este informe envía una fuerte señal a la Comisión Europea para que incluya una serie de medidas en la próxima legislación. Pide la introducción de una obligación corporativa de diligencia debida obligatoria para prevenir y abordar los impactos adversos sobre los derechos humanos, el medio ambiente (incluido el cambio climático) y la buena gobernanza en las operaciones y cadenas de valor de las empresas. 

Menciona que las empresas deben asegurarse de que sus políticas de compras no causen ni contribuyan a impactos potenciales o adversos. El informe destaca el papel del mapeo y la divulgación de la cadena de valor para que las empresas identifiquen mejor sus relaciones comerciales y recomienda requisitos de divulgación con respecto a la estrategia de diligencia debida de la empresa.                              

El informe también prevé autoridades competentes que están facultadas para realizar investigaciones por iniciativa propia o como resultado de denuncias. 

Por último, pero no menos importante, pide a los Estados miembros que se aseguren de contar con un régimen de responsabilidad civil para que las empresas sean consideradas responsables y proporcionen reparación por los daños a las personas y al planeta. 

La Comisión debe basarse en este informe 

Sin embargo, esos buenos resultados no pueden eclipsar las lagunas que la Comisión debe abordar al redactar la legislaciónnorte. Las organizaciones de la sociedad civil están pidiendo que la legislación se aplique obligatoriamente a todas las empresas; así como una obligación de diligencia debida más fuerte y armonizada que cubra toda la cadena de valor. La definición de diligencia debida debe basarse en los instrumentos reconocidos internacionalmente, a saber, los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos y las Directrices de la OCDE. 

La definición dada a los derechos humanos, el medio ambiente y la buena gobernanza debe aclararse para cubrir la más amplia gama de impactos en toda la cadena de valor y para coincidir con los objetivos consagrados en los Tratados de la UE con respecto a esos asuntos. 

El informe reconoce la necesidad de relacionarse con una amplia gama de partes interesadas para establecer e implementar la estrategia de diligencia debida de una empresa. La próxima legislación debe garantizar que la consulta sea significativa y eficaz. 

Además, la aplicación los mecanismos de modelado para abordar el incumplimiento o el daño causado debe proporcionar un elemento disuasorio eficaz. En este sentido, esperamos que la Comisión considere la responsabilidad penal o instrumentos equivalentes. 

Finalmente, como se describe en el informe, el acceso a la justicia y la reparación para las personas y comunidades afectadas cuando se ha producido un daño es esencial para el éxito de la próxima legislación. Para esto último, pedimos a la Comisión que establezca un régimen de responsabilidad civil con disposiciones notablemente estrictas para facilitar el acceso a la justicia de las víctimas de abusos corporativos en el país y en el extranjero. Estos deben incluir la responsabilidad por no prevenir daños a lo largo de la cadena de valor; una distribución más equitativa de la carga de la prueba para todos los elementos probatorios; y limitaciones de tiempo razonables para reclamaciones transnacionales. 

Contribuye y ayuda a terminar con la esclavitud moderna de una vez por todas.